Alimentación emocional

Hoy vengo a hablaros de algo fundamental en nuestras vidas, nuestra "Alimentacion emocional"

Durante el confinamiento son 3 kilos los que ha ganado cada español, contando que alguno no solo no hemos ganado, sino que hemos perdido, algunas personas se han colocado 8 kg de carga sobre sus espalda, rodillas y tobillos.

Este aumento lo achacan tanto a un descenso de los pasos diarios, de 8.900 a 2.400, como al aumento de la ingesta de alimentos calóricos: alcohol, snacks, chocolate y comida envasada.
Ahora, desescalando a una nueva normalidad, desde la sociedad española de endocrinología y nutrición nos piden que controlemos nuestro peso, y que en caso de sobrepeso u obesidad acudamos a un experto, ya que tener un IMC elevado al igual que agrava cualquier enfermedad, también dificulta la recuperación.

La alimentación emocional como su nombre indica, esta asociada a las emociones, el estar confinados, la incertidumbre a la situación, el que ha sufrido ERTE, el que ha tenido que ir a trabajar exponiéndose al contagio, la ausencia de guarderías y colegios teniendo que obligar a los padres a hacer de profesores, el intentar compaginar el teletrabajo con la familia... todo esto y muchas más situaciones es lo que han desencadenado ese comportamiento "compulsivo" a la hora de recurrir a comida chatarra.

¿Cómo evitar esa alimentación emocional?

Somos animales de costumbres, y en España concretamente lo celebramos todo con comida y bebida, asociado a actos sociales, muchas veces comemos por acompañar o porque me han invitado y no quedar mal con el anfitrión.

En otras ocasiones comemos por culpa, comemos  porque nos sentimos mal en el momento la emoción negativa es neutralizada con la ingesta, pero transcurridos los primeros 20 a 30 minutos si el  sentimiento de culpa se acentúa por la emoción negativa , asociado al comer compulsivo entraremos en un circulo vicioso, en muchos casos deriva o en obesidad, o incluso en conductas como la "bulimia" .

alimentación emocional

¿Cómo reducir mi ingesta emocional?

  1. IDENTIFÍCALO: pregúntate si realmente tienes hambre (me tomo el tiempo necesario para prepararme algo saludable) o en "ansiedad" (como lo primero que pillo, dulce, salado , sobras...), si es ansiedad aquí tienes algunas pautas que te pueden ayudar, pero lo mas importante es que tomes la decisión de controlar esa ansiedad emocional, a veces en ocasiones no solo esta producida por emociones, sino por una alimentación carente en los micro y macronutrientes principales, por eso el famoso refrán "SOMOS LOS QUE COMEMOS Y LO QUE PENSAMOS".
  2. PIDE AYUDA 

Pautas sencillas para controlar la ansiedad emocional:

✔️ Haz ejercicio de manera regular, saca a tu mascota si la tienes, o sal a caminar si es por un sitio donde haya tranquilidad y naturaleza mucho mejor

✔️ Priorizar a la hora de consumir alimentos, elige los mas nutritivos y menos calóricos, y opta con complementos nutricionales si fuera necesario  por tu falta de tiempo o estilo de vida.

✔️ Bebe suficiente agua, muchas veces es sed no hambre, lo primero es diferenciar esta sensación.

✔️ Habla con amigos o familiares, para poder exteriorizar todas las emociones, lee un buen libro, escucha música, necesitas cada día conectar contigo mismo y  buscar aquello que te apasione, sentir que tienes tiempo para ti, esto es fundamental.

La alimentación emocional no es fácil de controlar, pero tampoco difícil, requiere compromiso y disciplina y a veces pedir ayuda  , hay quizá demasiado evento alrededor de la comida , hay que desmitificar el comer para ser feliz , hay que comer porque es una necesidad básica , y disfrutar de la comida ,pero con sensatez y termino medio.

Yo durante muchos años tuve ansiedad por la comida, y pautas poco saludables, por eso y por formación profesional se que te puedo ayudar  y en  nuestras "escuelas de alimentación correctas" aprenderás pautas para ayudarte.

Pídenos información sin compromiso, y recuerda "SOMOS LOS QUE COMEMOS Y LO QUE PENSAMOS"

Sin comentarios

Añadir un comentario